Se encuentra usted aquí

MEDELLIN: MEMORIAS Y LECTURAS DESDE MUJERES

Autor | Autores: 
CORA MARION GREVISSE

Medellín: memorias y lecturas desde mujeres

Por: Cora Marion Grevisse*

Rescatar y poner en debate un documento que este año cumple cincuenta años desde su aparición , nos  permite algunos  desafíos, y hacerlos desde una perspectiva de género, aún mayores,  cabría preguntarse: ¿Cómo lo vivieron sus protagonistas?¿Hubo mujeres en el debate? ¿En su elaboración? Aquellas que fueron parte, ¿pudieron hacer sus aportes? ¿Les dio la iglesia latinoamericana un rol protagónico? Cincuenta años es mucho tiempo, sobre todo teniendo en cuenta como el protagonismo de las mujeres se fue dando en varios ámbitos de la vida de nuestro continente: desde los avances teóricos que permitieron dejar atrás mitos y falsedades sobre nuestro lugar, roles asignados como mujeres, hasta prácticas de resistencias, involucramientos, experiencias, luchas y derrotas en variados ámbitos sociales y políticos.

En primera instancia, decidí, aunque acotado, indagar sobre alguna  protagonista de aquel momento histórico , una amiga, Hermana de la Misericordia, Cristina, mujer y religiosa comprometida si las hay; no lo dudo en su respuesta: el Documento de  Medellín implico un impulso nuevo, “un quiebre en nuestras vidas como religiosas”, “lo leímos, lo estudiamos y decidimos sin dudarlo mudarnos a los barrios más pobres a trabajar, las primeras que tomamos la decisión fuimos las mujeres religiosas de muchas congregaciones, por supuesto hubo sectores de monjas y curas que el documento les paso por el costado”. Algunos otros datos fue que los lugares elegidos siempre fueron donde los Obispos hubieron asumido la opción por los pobres, que en nuestro país, no fueron tantos. Aunque el Golpe de Estado de 1976 implico un repliegue, a partir de la llegada de la democracia muchas de estas congregaciones asumieron el compromiso de trabajar con las mujeres de los barrios más populosos y conflictivos los temas de las violencias, en especial las de género. En ese sentido fue dialéctico su compromiso, con la propuesta de Medellín como base y dándole vida real a un documento que significo una apuesta fundamental de verdad y signo de libertad y vida. 

Cuando se lee, es evidente que el documento se ubica, podemos decir, en un tiempo atravesado, tal vez, por las ideas de la CEPAL, ese paradigmático, posible desarrollismo, que permite ver en Medellín el anuncio del posible umbral de una nueva época histórica para nuestro continente. Sin embargo ese nuevo nombre de la paz no llegara, lamentablemente, las tensiones en América Latina serán resueltas a través de un largo proceso, Golpes genocidas mediante, a la imposición de un atroz libre mercado que fue socavando las expectativas de una paz con justicia.

Por lo tanto: ¿Quiénes fueron l@s más afectados de la nueva época histórica que avecino el capitalismo en nuestro continente? Sin dudarlo, las mujeres , niños y niñas ; las más vulnerables , por la pobreza, la violencia, la falta de educación, el trabajo esclavo, las migraciones forzadas, la trata para la explotación sexual, y esa vulnerabilidad no se dio y no se da solo por las desigualdades a la hora de acceder a bienes materiales que permitan una mejor calidad de vida, sino también a la continuidad de una institución, más vieja que el capitalismo, pero que el mismo supo agiornar a las nuevos modos  institucionales, legales y culturales de dominación que se llama patriarcado. Estos modos ya no son lugares de la vida privada, es de debate público, y esto es producto de décadas de ir desandando desde el lenguaje hasta hasta los estereotipos que nos ubican en roles predeterminados culturalmente, “no tendremos un continente nuevo sin hombres, y agrego, sin mujeres nuevas”.

Por último, a cincuenta años habrá que mirar el hecho histórico, sin mitificaciones, seguramente sus protagonistas y sus estudiosos harán su balance y el porqué de su importancia, sobre todo en estas épocas de tan asumido el paradigmático final de la utopías. Lo que sí es claro, que el rol de las mujeres dentro y fuera de las instituciones ha cambiado, y la Iglesia Católica deberá tomar nota de ello.

*Cora Grevisse, Docente, Licenciada en Ciencias Políticas.

Integrante de la Red de Foros de Infancia Robada contra trata de Personas, Violencia de Género y abuso Infantil.

Miembro del Comité Óscar Romero, Buenos Aires, Argentina

Temáticas: 

Acciones y campañas

Modificación del tema Drupal creado por Danetsoft y Danang Probo Sayekti inspirado en Maksimer