Se encuentra usted aquí

Desplazados de Chalchihuitán y Chenalho: Desenmascaran la realidad

Autor | Autores: 
Ricardo Mayol

Desplazados de Chalchihuitán y Chenalho: Desenmascaran la realidad

Por Ricardo Mayol, http://www.globalministries.org/ricardo_mayol 

Situación de los desplazados

Estamos preocupados por las más de 6,200 (5023 de Chalchihuitán y 900 de Chenalho) personas que de manera forzosa  enfrentan una situación insostenible de desplazamiento en los municipios de Chenalhó y Chalchihuitán-Chiapas.

Lejos de sus casas, durmiendo en la montaña sin lugares  de refugio, en donde la noche las bajas  temperaturas son a menos de cero grados, sin cobijas, sin alimentos,  ni agua, sin medicinas. Perdieron todo, no saben qué hacer y viven con el miedo constante por los disparos de armas de alto calibre que se escuchan todos los días por las noches. Entre ellos, miles de niños y 114 mujeres embarazadas, algunas a punto de dar a luz.

Hoy, a casi dos meses del inicio del desplazamiento forzado, y pesar de los llamados de la población y de organizaciones nacionales e internacionales, el gobierno finge actuar y no hace nada por solucionar las causas fundamentales del conflicto, de las que él mismo es responsable.

El gobierno estatal miente cuando dice que la situación está bajo control, que ya entró, y que la situación se normalizó. Esas declaraciones son falsas. Sí entró y salió inmediatamente, y sólo a la cabecera municipal, donde no está el conflicto. Y entró al municipio por Simojovel, evadiendo la zona controlada por los grupos con armas de uso exclusivo del ejército con las que tienen al pueblo aterrado. Los desplazados andan huyendo de quienes disparan y matan, y les dicen si quieren vivir, ¡váyanse!. Se internaron en la montaña y andan dispersos buscando escapar de la muerte, sin protección civil. Dice el gobierno todo está normalizándose, es falso, la gente sigue en la montaña amenazada.[1]

La violencia se detona por la muerte de Samuel Pérez Luna, el líder campesino de Chalchihuitán, a quien el 18 de octubre de este año el grupo armado de Chenalhó asesinó de ocho balazos mientras sembraba su parcela. Semanas después, entre el 12 y 13 de noviembre, el grupo armado sitia a Chalchihuitán, cierra todas las entradas, corta con maquinaria pesada la carretera que da acceso a la cabecera municipal, quema casas y milpas, amenaza con asesinar a la población, la aterroriza con disparos de armas largas y provoca el desplazamiento forzado de miles de indígenas que vivían en la zona limítrofe entre ambos municipios.

Raíces del conflicto

Hay que preguntarse, ¿qué está en el fondo de esta violencia? ¿qué la desencadena? ¿en qué contexto se manifiesta? Buscando evidenciar las raíces de este conflicto, especificaremos 3 dimensiones de él y en cada una su trasfondo y sus actores.

  1. Conflicto agrario por los linderos que delimitan a los 2 municipios: Responsabilidad del gobierno federal

Según explica Pedro Faro, director del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (Frayba), hace 45 años sin respetar el lindero ancestral que era el río con sus curvaturas, el estado concedió unas tierras a un municipio que el otro consideraba suyas. Desde ahí iniciaron agudas pugnas y agresiones por la tierra en los 2 municipios.[2]

El conflicto lo crea el gobierno federal cuando, en 1935, dota de tierras a Chenalhó pero no ejecuta la sentencia. Años después, en 1975, la ahora extinta Secretaría de la Reforma Agraria (SRA) dota a Chalchihuitán de las tierras antes dotadas a Chenalhó, y esta vez sí ejecuta la sentencia en 1980. Antes de la intervención del gobierno, ambos pueblos vivían en paz, respetando el acuerdo de las autoridades tradicionales, que consideraba al río como la línea divisoria. El trazado de los límites territoriales impuesto por la SRA en 1975 es un trazado ficticio que va en línea recta y que desconoce los acuerdos y las decisiones de los propios pueblos originarios. Así, dos pueblos que vivieron pacíficamente pasan a disputar tierras gracias a la intervención irresponsable y racista —por ignorar los acuerdos de los pueblos— el gobierno federal, y se crea un conflicto que desde entonces ha resultado en varios muertos y, ahora, en el terror y el desplazamiento forzado de 6 mil indígenas.[3]

Desde 2005 se interpuso ante el Tribunal Unitario Agrario 03 de Tuxtla Gutiérrez. que 12 años después no aún había resuelto.[4] Este tribunal da a conocer el fallo el día 13 de diciembre de 2017 que emitió el 6 de noviembre de 2017, mediando más de un mes en el que la población desplazada ha sufrido miedo, frío, hambre, hostigamiento, enfermedades, daño psicológico y hasta la muerte de varios infantes y adultos. Nosotros creemos igual que las Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, consideramos que las autoridades gubernamentales deben dar una explicación a la sociedad sobre el motivo por el que se aplazó la comunicación del resolutivo del Tribunal Agrario. Fue un tiempo en que los grupos armados ilegales sometieron a la población de Chalchihuitán y de Chenalhó a los sufrimientos ya descritos. Cualquiera que sea la razón, el hecho lo consideramos totalmente reprobable, ilegítimo e inhumano. (Comunicado de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, 14 de diciembre de 2017, anexado)

El grupo alborotador infunde terror y crea inseguridad para imponer su voluntad. En vista de la proximidad a este fallo ser emitido provocaron el conflicto. El mensaje contundente es, “no se les ocurra.” En un acta emitida el 5 de diciembre de 2017, firmada y sellado por la Presidenta Rosa Pérez Pérez y los agentes municipales y comisariados de Chenalho, se hace la siguiente amenaza en contra de los comuneros de Chalchihuitán: En caso de que el Tribunal Unitario Agrario no emita la Resolución Definitiva a favor del municipio de Chenalhó, se llevarán a cabo medidas drásticas en contra de los comuneros del municipio de Chalchihuitán, hasta recuperar las tierras que ancestralmente pertenecen al municipio de Chenalhó. (Anexada el acta citada)

  1. Paramilitarización, contrainsurgencia e intereses partidistas

Según denuncias de los propios desplazados y diversas organizaciones recogidas por el FRAYBA, el grupo agresor cuenta con el apoyo y está al servicio de Rosa Pérez Pérez, la presidenta municipal de Chenalhó por el Partido Verde Ecologista (PVEM), impuesta por la fuerza hace tres años tras lo que sus opositores priistas aseguran que fue un fraude electoral.

El grupo armado de Chenalhó cuenta con armas de uso exclusivo del ejército y ha crecido en los últimos años, atrayendo a muchos jóvenes de la región. El grupo surge, o se reconstituye, a partir de la disputa entre el PRI y el PVEM en Chenalhó.

En las elecciones del 2015, con Manuel Velasco Coello en la gubernatura, el PVEM impuso candidatos de su partido como forma de control geopolítico. Uno de los lugares donde esto sucedió fue Chenalhó, donde Rosa Pérez Pérez “ganó” la elección para la presidencia municipal.

Los pobladores denunciaron esa elección como fraudulenta, y se movieron para impedir que Pérez tomara posesión; y siguieron su lucha hasta que el 25 de mayo de 2016 obligan a que renuncie de su cargo Rosa Pérez Pérez.

Sin embargo, el 6 de junio de 2016 Rosa Pérez impugna su destitución ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial (TEPJ), argumentando que se trata de “destitución ilegal y violencia política por razón de género”. Dos meses después, el 17 de agosto de 2016, TEPJ le da la razón y ordena que sea restituida, pero sus opositores impiden su retorno a Chenalho.

Es entonces que, según información recabada por el Frayba, Rosa Pérez empieza a armar y fortalecer las estructuras paramilitares que estaban presentes desde la década de 1990. Así, el 22 de febrero de este año, seguidores de Rosa Pérez desalojan con violencia las oficinas municipales, dejando dos muertos y más de una docena de heridos. Y tres semanas después, Rosa Pérez recupera el ayuntamiento, acompañada de 200 elementos de la Seguridad Pública.[5]

En el municipio ya estaban las condiciones para la actuación de dichos grupos, porque el gobierno nunca desarmó a los grupos paramilitares que él mismo creó después del levantamiento zapatista. El Plan de Campaña Chiapas 94 de la comandancia general de la VII Región Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) especifica que las operaciones militares incluyen el adiestramiento y apoyo de fuerzas locales de autodefensa u otras organizaciones paramilitares.[6]

El resultado de esta estrategia contrainsurgente es la continuada presencia de grupos armados en toda la región de Los Altos de Chiapas, incluyendo estos municipios. Su presencia en la zona amenaza con la repetición de masacres como la de Acteal, que este 22 de diciembre cumple 20 años de impunidad. Explica Pedro Faro, la Organización Sociedad Civil Las Abejas de Acteal ha reiterado en varias ocasiones que tanto en el PRI como en el PVEM permanecen personajes que ellos han denunciado como los autores materiales de la masacre. Lo que personas como Rosa Pérez han hecho es incentivar, armar y reactivar a dichas estructuras para beneficio propio.

  1. Invalidación de iniciativas autónomas

Hay otro elemento para tener en cuenta en el análisis. El 2018 es año electoral, y ya se está generando una configuración de fuerzas que imponga quien mande, quien quede, quien rija; ya se están debatiendo presupuestos y buscando asegurar los votos.

En ese contexto electoral, frente a un estado que no responde, que discrimina, que reprime, el Concejo Nacional Indígena (CNI) ha elegido a una mujer para que salga en plena campaña electoral presidencial a evidenciar la situación de los pueblos originarios y la incompetencia del estado en atender sus necesidades y reclamos. La vocera del CNI, María de Jesús Patricio Martínez(Marichuy), en vez, de buscar la silla presidencial, llama a los pueblos a levantarse en sus pies y regirse por sus propias autoridades.[7]

Algunos de las personas entrevistadas perciben que, el estado se siente amenazado con la iniciativa de CNI, y explican que, el mismo provocó el conflicto entre los dos municipios con el fin de invalidar este intento alternativo de lucha social que contundentemente evidencia y denuncia los malos tratos del gobierno hacia los  pueblos originarios. Manifiestan los  que hacen esta argumentación que el fin es mostrar a los indígenas como salvajes, a quienes él debe llegar a salvar, y su oferta de salvación es intensificar la militarización de esas montañas. Dicen esa no es opción, porque cuando el estado entra, en vez, de la violencia disminuir, se incrementa. Por lo cual, la recomendación es potenciar a los pueblos para que resuelvan por ellos mismos sus problemas, e invitar a la sociedad civil a que esté presente para que  ayude a destensar, contener y evidenciar los turbios caminos del mal gobierno.

Recomendaciones y llamado a la acción

Considerando que hay una crisis humanitaria de proporción alarmante, más de 6,000 desplazados en condiciones paupérrimas;

viendo que el gobierno federal generó el conflicto agrario entre estos municipios y que el gobierno estatal miente cuando habla y actúa de modo turbio;

conscientes que la zona está paramilitarizada, que  el estado es responsable de ello, y que cuando entra con las fuerzas de seguridad, no disminuye la violencia; alentados por opciones autónomas ocurriendo en la zona desde los propios pueblos;

Llamamos a:

  • Llegar con presencia y ayuda humanitaria que acompañe a los desplazados para que no se sientan abandonados, y se lleve víveres, cobijas, atención médica, y medicinas.
  • Crear las condiciones que favorezcan el retorno de los desplazados hacía sus casas.
  • Exigir que cada dependencia del gobierno cumpla su responsabilidad; que abran los caminos, quiten los retenes, e inviertan en un desarrollo que asegure comales, en vez armas, estudiantes, en vez, de más soldados, comida y no más balas.
  • Velar que la situación no se tome en pretexto para intensificar la militarización de la zona; y en su lugar, favorecer iniciativas autónomas para que sean los pueblos, dialogando quienes hallen solucionen a sus problemas.
  • Levantar una voz de alerta que desenmascare las turbias actuaciones políticas de los poderes estatales y municipales, de la Presidenta municipal de Chenalho, Rosa Pérez Pérez y del Gobernador del estado de Chiapas Manuel Velasco Coello en este caso.
  • Acompañar a las organizaciones ocupadas en la defensoría de los derechos, que encausan y obligan a los gobiernos a cumplir con sus responsabilidades.

Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz. Jeremías 29:7

y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra. Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; Miqueas 4:3b-4ª

[2] (Ver Chalchihuitán y Chenalhó: ¿Una masacre anunciada? http://radiozapatista.org/?p=24360

[7] (Ver Palabras de María de Jesús Patricio Martínez http://radiozapatista.org/?p=24383)  

 

Acciones y campañas

Modificación del tema Drupal creado por Danetsoft y Danang Probo Sayekti inspirado en Maksimer